LA ESTANDARIZACIÓN ES LA BASE DE LA FLEXIBILIDAD

 

LA ESTANDARIZACIÓN ES LA BASE DE LA FLEXIBILIDAD

Un día te levantas de la cama, coges el coche y apareces fuera de tu comunidad, incluso fuera del país, en Portugal o Francia…

Cruzas la frontera y puedes seguir conduciendo sin problema alguno.

Recibes una llamada, contestas y hablas sin interrupciones en tu proceso de “echar un cuento” con la persona en el otro lado de la línea que está en tu ciudad. Paras en una estación de servicio, llenas el tanque de diesel sin problema alguno y pagas también sin dificultad usando tu tarjeta de crédito o con los Euros que llevas en el bolsillo.

Llegas al hotel y probablemente no hables Portugués o Francés (o Alemán si tu espíritu aventurero te ha llevado aun más al norte), pero sigues sin tener problema porque casi todo el mundo tiene nociones de un idioma que viene a hacer las veces de “estandar”, el Inglés, por lo que una vez más, sin esfuerzo, sin luchas con los procesos, sin desperdicios consigues todos los servicios que necesitas aunque estes lejos, muy lejos de casa.

¿Por qué tienes esta flexibilidad que te permite desenvolver tu vida normalmente en un entorno totalmente nuevo para ti?. La respuesta es la estandarización.

Tienes la flexibilidad de conducir normalmente en Portugal o Francia porque el estandar es el mismo. Incluso podrías haber llegado en avión y coger un coche de alquiler en tu destino, de una marca diferente a la que conduces en tu día a día.. y el acelerador y el freno seguirían en la misma posición y podrías seguir conduciendo sin problema porque los estandares básicos que te permiten conducir son los mismos sea cual sea la marca de coche. Tu movil también sigue funcionando porque los estandares son los mismos que en nuestro país y lo mismo pasa con los combustibles, las tarjetas de crédito, el Euro o el idioma “estandar”.

Para tener flexibilidad en un determinado nivel, el nivel inferior ha de estar estandarizado

Por tanto los estandares son la la base de la flexibilidad y de la mejora continua. En muchas ocasiones escucharas que los estandares matan la creatividad y vuelven a los sistemas más rígidos cuando lo que ocurre es justo lo contrario. Lo que ocurre en estos casos es que se entiende mal lo que es un estandar y se acaba convirtiendo el estandar en una ley rodeada de burocracia, pero recuerda, eso es solo una ley, no un estandar.

Un mal de bastantes empresas a la hora de estandarizar es crear procedimientos en la oficinas y entregarlos a los trabajadores para que los cumplan (y si no los siguen exactamente como están escritos tiene consecuencias por supuesto) y a eso le llaman estandar. Una orden escrita acompañada de un mecanismo de coerción y un montón de burocracia no es un estandar, es una ley, no los confundas.

Un estandar es la herramienta que usamos para comunicar, de la forma más sencilla y visual posible, la mejor manera que conocemos hoy de realizar un proceso

Un estandar es dinámico hasta el punto de que las empresas que entienden bien lo que es un estandar, siguen la evolución de los estandares principales en sus reuniones diarias, porque si los estandares críticos para la empresa no han cambiado en el último mes, quiere decir que llevamos un mes sin aprender nada nuevo que haga que nuestros procesos principales sean mejores en algún aspecto (seguridad, calidad, simplicidad, rendimiento, etc..).

Tanto en el desarrollo como en la mejora de los estandares participan de forma determinante las personas que estan a pie de proceso 8 horas al día y exige trabajo continuo de los mandos intermedios, de nuevo mediante estandares de mejora colaborativa guiados por metodología científica PDCA.